Exploracion

 

 

La fase de exploración hace parte de la etapa de upstream de hidrocarburos. Según la Unidad de Planeación Minero-Energética (UPME, 2009), en esta etapa las compañías petroleras inician las actividades con el objeto de identificar formaciones geológicas que posean potenciales yacimientos de hidrocarburos.

El período de exploración legalmente tiene una duración de seis años a partir de la fecha efectiva del contrato, en la que el contratista se compromete a llevar a cabo el programa exploratorio de la fase en curso. En este período, los contratistas realizan actividades, como trabajos de planeación, localización de los trabajos, socialización y licencias ambientales, en lo que se conoce como la fase 0, y en las fases posteriores propuestas por el contratista, desarrolla las actividades relacionadas con la perforación de pozos exploratorios, adquisición de sísmica y demás obligaciones pactadas. El contratista puede continuar con los trabajos de exploración por un tiempo adicional, sujeto a un programa exploratorio posterior (figura Exploración de Hidrocarburos).

Figura. Exploración de Hidrocarburos

Exploración de hidrocarburos

Fuente: ANH (2017).

Una vez se presenta un descubrimiento, el contratista debe dar un aviso de descubrimiento, para continuar con un programa de evaluación, durante uno o dos años, dependiendo del alcance del programa, con una posible prórroga, en caso de justificarse. Potencialmente, puede darse una extensión de dos años adicionales para descubrimientos de gas natural o de crudo pesado, con el fin de permitir la planificación de proyectos complejos y el desarrollo del mercado. Posteriormente, y según los resultados obtenidos, se puede presentar una declaración de comercialidad, necesaria para dar inicio al período de explotación.

De acuerdo con los datos suministrados por la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH), la inversión en exploración durante el año 2016 fue de un billón de pesos: 

Fuente: ANH