“Los principales retos de la minería están en lograr reconocimiento territorial, formalidad y buenas prácticas ambientales”

“Los principales retos de la minería están en lograr reconocimiento territorial, formalidad y buenas prácticas ambientales”

 

Bogotá, agosto de 2019. EITIColombia conversó con Dora Balvín Agudelo, secretaria de Minas de Antioquia, sobre los principales retos que enfrentará el sector en los próximos cinco años. La informalidad, el reconocimiento territorial y los temas ambientales ocuparán la agenda de los principales actores de la industria, de acuerdo con la abogada y especialista en minería, petróleo y gas.

Sobre lo anterior y la posibilidad de llevar el ejercicio de diálogo EITIColombia a Antioquia, habló la ejecutiva.

 

¿Cuáles serán los principales desafíos que enfrentará el sector minero en los próximos cinco años?

El sector minero enfrentará varios desafíos en los próximos años, entre los más importantes estarán: el reconocimiento del territorio y el avance hacia la minería formal.

Las entidades encargadas tendrán la responsabilidad de sentarse a estudiar los impactos de la informalidad e ilegalidad, las malas prácticas ambientales y la desarticulación institucional.

 

¿Qué piensa de la percepción ‘satanizada’ sobre el sector por parte de algunas comunidades?

La minería es una actividad tan respetable como cualquier otra actividad económica, infortunadamente no hay otro sector más afectado por la percepción de equilibrio por parte de las comunidades, que, por falta de información, debaten sobre la priorización de magnitudes como la del agua o la minería. En muchas oportunidades se descontextualizan estas discusiones, dejando desinformación y temores en la población.

Antioquia tiene un potencial minero muy grande, pero tenemos un reto aún mayor y es el de la construcción de confianza y transparencia. Especialmente las empresas, que deben crear relaciones más cercanas con las comunidades en las que operan.

 

Menciona desafíos ambientales y de articulación… ¿En qué proyectos está trabajando la Gobernación de Antioquia para solucionar estas dificultades?

Estamos trabajando en la articulación de las entidades involucradas en el sector para combatir las problemáticas mencionadas. En el Bajo Cauca, por ejemplo, tenemos una minería de aluvión que está enfrentando una extracción ilícita de oro y otros materiales, con unas consecuencias graves para el medio ambiente. Pero no hemos sido efectivos en actuar en bloque para frenar estos procesos al margen de la ley. La Policía, el Ejército Nacional, las autoridades ambientales y otros, tenemos buenas intenciones, pero debemos estar más unidos en la ejecución.

Por otra parte, la modernización de las tecnologías, es otro punto clave para en la Secretaría de Minas de Antioquia para este año. Queremos avanzar en el tema de expedientes físicos, digitalizarlos y evitar la manipulación de información y mejorar el proceso de consulta por parte de la ciudadanía.

 

¿Qué piensa de las consultas populares?

Creo que las consultas populares han tomado fuerza por la falta de reconocimiento del territorio por parte de las empresas. Las compañías creían que la meta estaba en ganar las licencias y entraban a las regiones sin lograr el reconocimiento de las comunidades. Si hay un acercamiento adecuado que genere confianza, se les podría bajar un poco la tensión a estas manifestaciones democráticas. La ciudadanía tiene derecho a protestar y defender su territorio, pero con reglas claras.

Por otro lado, no se puede desconocer que hay muchos intereses a los que les falta claridad y transparencia en estos procesos de consulta.

 

¿Cuáles mecanismos podrían utilizar las empresas para mejorar las relaciones con las comunidades?

Deben establecer rutas claras sobre los procesos adelantados y continuidad en los proyectos que se adelanten con las comunidades. Sin embargo, hay casos como el del municipio de La Colosa (Tolima), en el que la empresa minera está haciendo las cosas debidamente y aun así ya se conformó un movimiento para poner en duda la gestión de la organización, esos casos merecen una mirada más profunda por parte de autoridades y de la misma ciudanía para generar oportunidades de construcción de confianza y diálogos informados que superen los intereses mediáticos.

 

¿Qué piensa de EITIColombia?

Que es un estándar y un espacio muy necesario para fortalecer la transparencia y relacionamiento con territorios en la industria. Antioquia, por ejemplo, es un departamento que enfrenta problemáticas muy diversas, producto de la mala información. Es fundamental que se fomenten iniciativas como EITIColombia que lleguen al fondo de las cifras reales de la industria y las investigaciones propias, que brinden tranquilidad a las comunidades.

 

El órgano rector de EITIColombia es un Comité Tripartito Nacional-CTN confirmado por la sociedad civil, empresas y Gobierno ¿cree que en Antioquia podría funcionar una réplica regional de esta organización para contribuir en la construcción de confianza?

Sería interesante. Todo lo que se haga en beneficio de las comunidades hay que acogerlo, para que en los territorios entiendan que la idea es convivir con una minería tranquila y ambiental responsable.

 

¿Quiénes estarían llamados a participar?

Tendríamos que incluir al Gobierno Departamental, otras instituciones públicas como las corporaciones autónomas regionales, las empresas que operen en el sector, y especialmente a los pequeños mineros que están en proceso de formalización, este segmento requiere de un proceso particular de apertura para recibir y entregar información en el marco de un estándar que debe adaptarse a este tipo de público.

 

¿La Gobernación de Antioquia estaría dispuesta a liderar este proceso?

Habría que estudiarlo y ver cómo beneficiaría, e impactaría a las comunidades, pero en principio lo que permita mayor entendimiento del sector, acceso a datos confiables y diálogo y construcción de confianza, claro que es bienvenido.