"Las personas necesitan advertir los beneficios económicos y sociales del sector"

"Las personas necesitan advertir los beneficios económicos y sociales del sector"

 

Bogotá, agosto de 2019. Crudo Transparente es una de las organizaciones que representa a la sociedad civil en el Comité Tripartito Nacional de EITIColombia. La iniciativa habló con uno de los miembros de su junta directiva, Álvaro Jiménez, para conocer su posición sobre los avances del estándar en el país y sobre los proyectos regionales que se están adelantando desde esa ‘esquina de la mesa’.

Jiménez resaltó la importancia de regionalizar EITI, fortalecer la confianza entre el Gobierno, las empresas y las comunidades, y comunicar efectivamente la contribución económica y social de la industria extractiva.

 

Colombia es el primer país de América en lograr un ‘progreso satisfactorio’ y recibir un ´Premio EITI´ en menos de un año, ¿Cuál es su perspectiva frente a estos resultados?

Quiero manifestar que EITIColombia me parece un instrumento de alto valor para la sociedad civil, el Gobierno Nacional y las empresas del sector. Sin embargo, aún no hemos podido potenciar la iniciativa localmente, falta desarrollar la estrategia territorial del estándar para generar cercanía con las poblaciones, especialmente con las que conviven con la actividad.

La calificación de ‘Progreso satisfactorio’ y el ‘Premio EITI’ son muy importantes por cuanto reconocen los esfuerzos que hemos hecho para vincularnos de manera efectiva al estándar de transparencia. El problema está en que gozamos de un reconocimiento internacional, que es desconocido por las comunidades de los territorios en los que se realiza la explotación de la industria. Ahí es donde radica el reto, pues aún no hemos logrado que los ciudadanos perciban la eficiencia de los recursos producto de la actividad.

Falta información, canales efectivos de comunicación, conocimiento y gestión de muchos actores como: alcaldías, gobernaciones e incluso Gobierno Nacional para procurar que estos procesos nutran a las personas. Necesitamos impulsar el EITI Subnacional para encontrar mayor capacidad de interlocución entre las comunidades, las empresas y el Estado.

 

EITIColombia está trabajando en el desarrollo de una estrategia territorial que le permita publicar informes subnacionales, ¿Cuáles son sus recomendaciones para llevar el estándar de manera efectiva a las zonas rurales?

Para lograr un proceso efectivo de EITIColombia en territorio, debemos poner en el centro de la acción a las comunidades. Independientemente de las barreras de información que tengan nuestras comunidades, como Iniciativa estamos en la obligación de encontrar métodos que permitan satisfacer las inquietudes de las personas en las zonas rurales.

Llevar información a territorio no puede ser solo una responsabilidad del ejercicio EITIColombia ni de la sociedad civil, sino que tiene que ser un propósito central del Estado, la comunidad y actores empresariales involucrados en los territorios productores de hidrocarburos y minerales.

 

¿Qué es lo que más les preocupa a las comunidades en territorio?

Lo que más se están preguntando las comunidades, es dónde están los recursos que produce el sector minero-energético, es decir, cómo se materializan los beneficios económicos y sociales que genera esta actividad económica (industria extractiva). Por lo tanto, como iniciativa tenemos que ser suficientemente claros y eficaces para mostrarle a la ciudadanía cuáles son los beneficios que deja la industria, cómo se están invirtiendo los recursos y cómo mantener un diálogo fluido con el territorio.

Debemos mantener la disposición para responder las preguntas, repetir las respuestas y mantener la interlocución, sobre todo generando espacios de diálogo informado.

 

¿Cuáles son los principales retos que le ve al proyecto subnacional?

Las amenazas que veo para la implementación de EITI Subnacional, están en la ‘satanización’, el desconocimiento y la desconfianza que existe entre los actores de la industria. La comunidad aún no cree en lo que el Gobierno Nacional dice sobre temas como el fracking, que son de alta sensibilidad y que ameritan mayores espacios de diálogo con los ciudadanos.

 

¿Qué estrategias se están adelantando en la mesa de la sociedad civil para tener mayor representatividad en los territorios?

La sociedad civil es una estructura demasiado amplia, quienes estamos agrupados alrededor de esto temas, tenemos una dificultad coyuntural y es que nos está tocando atender otras problemáticas, fuera de las que nos reúne alrededor de la industria.  Por ejemplo, la mayor preocupación que tenemos actualmente en nuestras organizaciones es la protección de los líderes sociales y comunales. Entonces si convocamos a una reunión para desarrollar una agenda específica sobre minería, energía y otros, empiezan a aparecer las amenazas que están enfrentando los líderes sociales por diferentes actividades económicas.

La sociedad civil, sin duda, debe reforzar y vigorizar su conocimiento sobre lo que EITIColombia significa, debe flexibilizar su postura y estar abierta al debate democrático, pero requerimos que la contraparte, representada por el Gobierno Nacional y las empresas tenga disposición para consolidar confianza, es un proceso que debemos iniciar cuanto antes.

 

¿Qué otro tema cree que es primordial para continuar implementando de manera efectiva EITI en Colombia?

Por ahora, lo más importante es aproximarnos a las comunidades. Necesitamos que la estrategia de EITI se territorialice y para ello, es fundamental que todos los actores del Comité Tripartito Nacional- CTN estén dispuestos a colaborar. En términos de disposición, todos hemos estado políticamente de acuerdo, pero nos falta probar el esfuerzo y reflejar el trabajo del CTN en territorio.

Ahora mismo, la sociedad civil está convocando a experiencias de la región América y Caribe en materia de EITI. Queremos conocer qué experiencias implementadas en Perú, México y otros países nos pueden ser útiles. Por otro lado, estamos animados con la participación de la Viceministra de Minas, Carolina Rojas Hayes, en el Consejo de EITI Internacional, creemos que nos va a permitir una voz vigorosa en ese escenario de debate mundial. Esperamos conseguir un plan de intervención representativo en temas ambientales y de género.

Sobre el último, aprovecho para hacer un llamado a la empresa Ecopetrol, de titularidad estatal que participa en EITIColombia, ya que no es posible que a la fecha su junta directiva esté confirmada 100 % por hombres. Este tipo de situaciones no nos permiten modernizar nuestro debate e implementar nuevas prácticas.

 

¿Cuáles son los temas prioritarios del Comité Regional EITI-sociedad civil?

Nuestros ejes centrales están en:

1.Que las personas adviertan los beneficios sociales y económicos del sector minero energético. Necesitamos que la gente sepa en qué se invierten los recursos, ya que es una duda que persiste en la ruralidad de Colombia, México, Perú y otros países de la región.

2. Que el Estado consulte a las comunidades rurales sobre la disposición de los recursos del sector. Es hora de que la sociedad civil, despierte y actúe.

 

¿Qué piensa del requisito de ‘beneficiarios reales’ exigido por la Secretaría Internacional de EITI a Colombia?

El tema de ‘beneficiarios reales’ tiene que ser transparente. En Colombia y el mundo existe un fenómeno en el que los accionistas de empresas, son a su vez, funcionarios de Gobierno o miembros de organismos de control. La implementación de este requisito es muy importante para reforzar la lucha anticorrupción. El Congreso de la República en Colombia, tiene que hacer debates a profundad sobre el tema, porque sabemos que esto solo podrá ser una realidad, con base en decisiones judiciales.