Hidrocarburos

 

 

De acuerdo con la Constitución Política de Colombia, en su artículo 332, “el Estado es propietario del subsuelo y de los recursos naturales no renovables […]”. Para la gestión de estos recursos se creó el Ministerio de Minas y Energía, quien es el encargado de administrar el otorgamiento de contratos de la explotación de hidrocarburos. Esta función la ejerce a través de la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH).

A partir de los ajustes institucionales del 2003, el régimen contractual pasó de los contratos de asociación a nuevas modalidades de contratos de concesión: contrato de exploración y producción (E&P), y contrato de evaluación técnica (TEA). De esta manera, el país dio competitividad a la actividad para generar mayor atracción a la Inversión Extranjera Directa, con el fin de estimular la exploración y explotación con una mayor participación de operadores privados, mediante asignación de áreas por procesos de competencia de tres tipos: abierta, cerrada, y por asignación directa, tal como quedó establecido en el acuerdo 04 de 2015, de la ANH.