Régimen Contractual de Hidrocarburos

 

 

Contrato de exploración y producción (E&P)

Contrato de exploración y producción

Este modelo aplica para los contratos que se suscriben como resultado de un proceso de asignación directa. En los casos de los procesos competitivos, el contrato que se suscribe es el que se publica y hace parte de los términos de referencia.

Es válido recordar que, aunque la ANH es la encargada de garantizar el cumplimiento de las obligaciones contractuales por parte de las compañías, no es autoridad ambiental ni social. Las funciones de seguimiento en estas materias están en cabeza de entidades como la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales (ANLA) o el Ministerio del Interior, dependiendo de la materia.

Mediante el contrato de E&P se otorga al contratista el derecho a explorar el área contratada, y a producir los hidrocarburos convencionales de propiedad del Estado que se descubran dentro de dicha área. Así las cosas, el contratista tendrá derecho a la parte de la producción de los hidrocarburos que le correspondan, provenientes del área contratada.

El periodo de exploración tendrá una duración de seis años, con prórrogas de hasta cuatro años, a partir de la fecha efectiva, y se dividirá en las fases que se describen en el anexo C (“Programa obligatorio de exploración”) del contrato. La primera fase comienza en la fecha efectiva, y las siguientes fases, el día calendario inmediatamente siguiente a la fase que le precede.

El periodo de producción tendrá una duración de 24 años por yacimiento, con prórroga, contados a partir de la fecha en que la ANH reciba del contratista la declaración de comercialidad. La ANH prorrogará el periodo de producción por extensiones sucesivas de hasta 10 años, y hasta el límite económico del campo, siempre y cuando se cumplan las condiciones establecidas en el anexo A del contrato.

Contrato E&P